4 Comments

  1. lucia

    Excelente párrafo!!

    El entorno influye, pero no lo es todo. Entonces creo que cuanto ¨peor¨ es el entorno más hay que alimentar el corazón. AGRADECER, comer sano, hacer deporte, MEDITAR, bañarse en el mar, caminar descalzo, ver las estrellas y la luna, navegar, tomar sol, tomar mate, VIVIR EL MOMENTO, leer, escribir, abrazar, no juzgar, ACEPTAR al otro como es, jugar con los niños, DAR sin esperar nada a cambio… Todas esas cosas creo que son alimento para el alma. Por lo menos para la mía, cada uno tiene que conocerse. Y ver que es lo que le hace bien.

    Siempre segui escribiendo!!! bjs minha amiga 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *