Un poco de mí…

Nací y me crié en Uruguay, un pequeño país de Sudamérica, en el departamento donde nace el sol de la patria, Rocha, en Lascano. Me crié por ahí cerca, en el Alférez, aunque siempre en contacto con Lascano, hice el jardín desde los 3 años ahí, viajando en omnibus esos 25 km de aventuras que conozco cada centímetro de lado a lado, siempre haciendo alguna travesura, pobres guardas, al final se merecían aquel cordero a fin de año por bancarme, no era una niña tranquila. Fui a  la escuela de campaña, hasta que una maestra no querida se apoderó del trono y los que pudimos nos cambiamos, yo a la escuela No. 3 de Lascano para empezar 4to año. Y a pesar de esa señora de 3o, tengo los mejores recuerdos de mis maestras, que tanto influyen en nuestras vidas!

Liceo también en Lascano, hasta que me fui a Montevideo porque no teníamos 6o ingeniería, I.A.V.A conmigo, siempre tuve muy buenas notas, que podría fallar? Nada, la cosa es que ahí empezaron mis “problemas”. Cuando tus problemas se resumen a perder un examen o cosas así es divino! Hoy sé que eran aprendizajes, o señales jaja. Y después de años de reflexiones y terapias varias me di cuenta que dos frases marcaron mi vida de estudiante hasta cierto momento, la primera hasta mi primer viaje con mi mochila por Sudamérica me la dijo mi profesora de dibujo de 5o científico (“te paso con 12 solo si me prometes que no vas a hacer arquitectura”), mi disco duro borró su nombre, no guardo rencor, y además gracias a eso me pasaron muchas cosas buenas como por ejemplo amigos que tengo hasta hoy por ese camino que tomé, haber empezado facultad de ciencias, facultad de ingeniería, ese primer viaje a dedo a Chile con dos amigas, y ESE primer viaje sola por Sudámerica. Pero como me pudo decir eso??? pensaba…que tiene que ver!!! TODOS PODEMOS HACER LO QUE QUERAMOS. Era la carrera que había soñado desde chiquita, años después fui, me saqué las ganas, pero me di cuenta que no era lo que quería así que la abandoné, pero lo disfruté y lo logré, no dejé por haber perdido examenes, me iba muy bien en general, pero no es lo que quería…agradezco cada día de mi vida, porque cada paso me trajo a donde quiero y estoy hoy.

Soy de una familia de “locos” por suerte, porque la frase que más nos repitieron desde chiquitos fue “lo importante es ser feliz”. Tengo muy buenos recuerdos de mi infancia, hasta los 3 años hija única y primera nieta por una parte, ay! todo el amor era para mi sola…después de los 3 tuve que compartir todo con mi hermana, mucho más divertido, después de los 8 llegó el varón tan esperado a la familia, y a los 30 papá nos trae otro hermano, cuando parecía que éramos los más importantes de nuestros padres llega esa persona para enseñarnos muchas cosas, no es ni bueno ni malo, ES, entonces te adaptas y lo quieres diferente que a los otros, lógico! Pero ahí está, para demostrar que el amor es infinito y si se hace por ese lado nada puede salir mal. Vivimos rodeados de primos, tíos, abuelos, vecinos, amigos y familias de amigos…una parte de la familia desparramada en Rocha, otra por Colonia y otra por San Ramon y alrededores. Entonces desde que tengo recuerdos siempre anduvimos visitando parientes y recorriendo Uruguay. Tengo primos profesionales, artistas, viajeros, surfistas, de todo! Dicen que nadie es profeta en su tierra, mentira! El que quiere puede, pregunten a cualquiera de ellos! Por ejemplo a mi prima Florencia, que la nombro porque tiene una profesión que debe ser la más difícil de ser profeta en su tierra, y la tipa anda volando! Oportunidades en otros países tenía y tiene, miles, pero ella quería esto, más que actuar y ser famosa, o una actorcita de Hollywood, ella quiere ir más allá, quiere hacer carrera en Uruguay. Ahí la tienen destrozando la pantalla grande y reventando los teatros. Tomá!

Ah! me encanta irme de tema, podría contar mil anécdotas de todas las épocas, pero no los quiero aburrir en mi página de presentación. Eso era un pantallazo para que vean de donde sale esta loca inquieta, viajera y feliz. Porque la historia marca, si marcará! Y casi me olvido la frase de la otra profesora que me quedaba resonando hasta hace poco y que me la dijo una persona que quiero mucho y se que es muy buena en lo suyo, pero a veces decimos sin saber lo que eso puede doler. “Tienes una zanahoria en la oreja” hasta gracioso queda por un segundo, pero eso no me dejaba aprender inglés, me daba vergüenza hablar y por supuesto no entendía nada, un año y medio en Oceanía me ayudaron mucho, pero más que eso, las afirmaciones en positivo y siempre ir tras los sueños es lo que me ayudó, o sea, el amor, el amor a uno mismo. Al final todo es eso, amor. Mis amigos se rien y me dicen “jipi” pero eso es lo que nos tendrían que enseñar desde chicos, amarnos, amar mucho, el amor es el camino! Y hoy tengo muchos amigos que solo me comunico en inglés, escribo un blog en español, que pensaba hacerlo en inglés también pero me doy cuenta que no, tendría que ser otro blog aparte, es totalmente diferente, queda en construcción, próximamente… pero no me para nadie! No me paro yo, porque la única que me tranca o me hace avanzar es mi mente!

Esto es un poco de mi historia, gracias por ser parte de ella!

Opt In Image
SUSCRÍBETE GRATIS!!!

No te voy a regalar nada, por ahora! jaja tu sabes, estoy empezando...dame tu mail para que puedas dejarme comentarios y que yo te pueda mandar las novedades. Que lo disfrutes, gracias por tu visita!